El secreto de la juventud: ¿cómo actúa el té en nuestra piel?

El té blanco

Llamado también el té de la belleza. Es el té con mayor cantidad de antioxidantes en su composición, conocido por sus múltiples beneficios rejuvenecedores.

Al contener una gran cantidad de antioxidantes y vitamina C actua y favorece la producción de colágeno y lucha contra los antiradicales libres que provocan el envejecimiento prematuro de las células. Una taza de té blanco equivale aproximadamente a 12 vasos de zumo de naranja, por lo que ayuda a la producción de colágeno y aporta luminosidad y firmeza a la piel, además de proteger los tejidos.

infusion digestiva

¿Por qué el té blanco?

El té blanco es más antioxidante que el té verde y gracias a su elevado contenido en polifenoles, permite prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, retrasa la aparición de arrugas y evita que los tejidos se vuelvan flácidos ganando así firmeza en la piel. Lo ideal es tomar aproximadamente unas 2 tazas de este té al día, aunque con lo rico que está no seria raro que te apetecieran más…, además, ya te habras fijado que cada vez son más los tratamientos y cosméticos que han incorporado este ingrediente en su fórmula o composición por lo múltiples beneficios que tiene para la piel también de forma tópica.

Un estudio de la Universidad de Barcelona destaca la gran capacidad antioxidante y su origen natura que podria tener efectos en la protección de los tejidos.

Te blanco pai mu tan

¿Cuáles son los beneficios de este té?

Tiene beneficios variados para el cuidado de la piel, el pelo y las uñas

  • PROPIEDADES:
    -El té mas rico en antioxidante y antienvejecimiento
    -Mejora la salud del hígado y protege de enfermedades hepáticas
    -Ayuda a bajar de peso
    -Reduce el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares
    -Cuida la piel y el cabello, llamado también el té de la belleza
    -Aumenta la producción de serotonina conocida como la “hormona de la felicidad”

MODO DE PREPARACIÓN:

Temperatura –65º-75º

Tiempo: 3 minutos

-Respeta siempre los tiempos de infusión, si lo dejas más tiempo su sabor tiende a amargar.

1-Echa una cucharada pequeña de té en el infusor, añade azucar, sacarina o stevia si te gusta dulce para potenciar su sabor.

2- Vierte agua caliente sin que llegue a hervir

3- Pasado el tiempo de infusión ya puedes sentarte y disfrutar.

Té para infusión

El té blanco se caracteriza porque en su recolección solo se cogen las yemas y brotes nuevos antes de que se abran. Solo se usan dos procesos para su producción: marchitado y secado. Es por lo tanto un té no oxidado y el más parecido al a hoja del té recién recolectada. Su sabor es suave y puro, además existen diferentes tipos y aromatizaciones que hacen que siempre tengas una opción apetecible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio
What Our Clients Say
14 reseñas